miércoles, 15 de octubre de 2008

D.I.O.S.

Eran casi las 8 de la noche y empezaba a caer esa garúa finita que parece que no, pero moja. Alrededor se veían, se sentían, gargantas estrujadas, pulmones que casi no respiraban, ojos bien abiertos y dientes apretados. La sensación de lo perdido por perdido una vez más y la inhabilidad de hacer de eso algo cierto.
Eran casi las 8 de la noche y ese casi era devastador. Alguno había que ya tenía las manos sobre la cara, impedido de poder ver lo irreversible, mientras lo que quedaban eran monedas, un cambio inservible y millones de insatisfechos. Algo había que hacer, y de una suerte de ateo salió la fe. Miré a las nubes y le hablé, apretando las manos y entrecruzando los dedos.
Hubo que esperar para ver, pero me escuchó.

2-2.

+

1 comentarios:

chechalisboa@gmail.com dijo...

pepein estimado... excelente historia... o momento dberia decir.

cucha... el momento de que nos juntemos en un wallpaper va a llegar. este es una etapa desordenada en mi vida... tengo q recopilar todos mis dibujos de la pc de casa y mudarlos a su nuevo hogar... a partir de ahi... todo empieza a caminar derecho.

Besaso.
checha.